Blogia
HUARAL

El pueblo de Chancay pierde valiosos objetos históricos de la guerra con Chile

El pueblo de Chancay pierde valiosos objetos históricos de la guerra con Chile

Falta de identidad de alcalde chancayano

Escribe: Antonio Bazán Velásquez, Investigador Cultural

Recordando un poco nuestro pasado histórico, nos encontramos con episodios llenos de sangre y sufrimiento del pueblo peruano como consecuencia de la guerra con Chile en 1879, en la cual el país sureño tomó posesión de nuestras tierras a sangre y fuego librándose cruentas batallas en la cual el fusil y el sable fueron armas determinantes.

El ahora distrito de Chancay no se escapó de esta barbarie chilena, siendo las haciendas de aquel entonces sus tesoros más preciados por las tropas enemigas, quienes destruyeron sus vías (ferrocarril y puente) y medios de comunicación (telégrafo) para tener el control absoluto del pueblo.

Pero siempre (esto lo demuestra la historia), el pueblo de Chancay a tenido hijos valerosos, intrépidos, llenos de amor y entrega por su pueblo y familia, que a pesar de las adversidades lograron acciones heroicas que han quedado escritas para testimonio de su posteridad y sirvan de ejemplo a todas las generaciones futuras.

Es así que a pesar que Chile tenía el control absoluto de nuestro mar apenas capturado el Huáscar en el Combate de Angamos del 08 de octubre de 1879, no fue motivo para que estos valerosos hombres se rindieran y se sometieran al dominio chileno, antes bien, nunca estuvieron tranquilos, siempre pensando en librar a su tierra del enemigo, es así como surgió la idea de echar a pique a la goleta chilena La Covadonga que estaba en el Puerto de Chancay bloqueando la ciudad.

La historia ya es conocida, un 13 de setiembre de 1880 un torpedo hábilmente disimulado en un botecito hizo explosión al ser izado por la goleta chilena La Covadonga provocándole su inmediato hundimiento en el mar de Chancay.

Luego de esta hazaña loable y heroica el pueblo de Chancay sufrió el embate chileno, siendo saqueado y destruido, la cual duró largos años para volver a surgir.

Habiendo hecho un poco de memoria y recordando estos episodios que nos llenan de nostalgia es totalmente condenable saber que hasta el día de hoy no exista un Museo Histórico en el distrito, en la cual se deben de exhibir y dar a conocer nuestro exquisito pasado histórico, de la importante participación del pueblo de Chancay en la lucha por nuestra independencia, de sus hijos notables, de sus héroes, de los lugares históricos, etc.

Y si no son capaces nuestras autoridades de dar a conocer nuestra historia colonial y republicana que no abarca más de 400 años, pues ni que decir con nuestro pasado precolombino, tan admirado por todo el mundo.

Como ya es de conocimiento el alcalde de Chancay abogado Juan Alberto Álvarez Andrade lleva a Sesión de Concejo en el mes de diciembre del 2011 una petición para que sea prestado el Medallón de la Covadonga al Museo Naval de Lima y el cual será “devuelvo” cuando Chancay cuente con su Museo, lográndose su aprobación del préstamo con el voto favorable de sus regidores.

Recordando cómo se rescató este Medallón de las profundidades del mar de Chancay, nos tenemos que remontar hasta el año 1993 cuando don Pablo Martínez pescador y buzo chancayano lo encuentra de manera fortuita por bucear a destrabar una red de su embarcación, quien luego de subirla a flote y llevarla a tierra fue tentado para ser vendida a empresarios chilenos dado su valor histórico de la pieza, medallón de bronce de 73 cm de diámetro que le otorgó el gobierno chileno a la Goleta Covadonga por hundir a la Fragata Peruana Independencia, pero su amor y lealtad a su pueblo hizo que don Pablo Martínez lo entregara al Municipio de Chancay para su custodia y puesta en valor.

Los intentos y rumores por rescatar la Covadonga son muchos desde hace varios años, los propios chilenos antes de desocupar estas tierras mandaron buzos a bordo del crucero Angamos para ver tal posibilidad y en un documento textualmente dice así: “Deseamos saber si es posible sacar a flote La Covadonga cueste lo que cueste, ella es un reliquia que debemos conservar”. Si para los chilenos es una reliquia para nosotros que significa?.

Luego en el año 1959 un grupo de investigadores y buzos aficionados entre los que estaban los hermanos Antonio y Alfredo Biffi ubicaron los restos de La Covadonga y logran rescatar los cañones Armstrong de 70 libras que fueron llevados al Callao el 18 de mayo del mismo año y que actualmente se encuentran en el Museo Naval. En el año 1960 se lograron rescatar 4 cañones más de La Covadonga.

Desde hace muchos años el pueblo de Chancay ha sido saqueado de nuestros bienes culturales (precolombinos, coloniales y republicanos) a vista y paciencia de nuestras autoridades y de la misma población en general, perdiéndose importantes objetos que tienen un valor histórico incalculable a pesar que están protegidos de acuerdo a ley.

Si nos ocupáramos en hacer una lista de objetos que se han sustraído de Chancay y que se exhiben en diferentes colecciones privadas y museos del Perú y el mundo sería una lista interminable que hasta hoy en día no acaba, peor aún, ahora salen con el visado de nuestras propias autoridades que avalan y se desprenden con tanta facilidad por la falta de identidad cultural y de civismo de éstos valiosos objetos.

Porque no somos un pueblo celoso de nuestros bienes culturales? Quisiera saber si otros pueblos e instituciones se desprenden con tanta facilidad de su Patrimonio Cultural.

Si el Museo Naval o la Marina de Guerra del Perú desean exhibir este Medallón de la Covadonga u otros objetos pues tendrá que solicitar que se le hagan réplicas por que los objetos originales le pertenecen al pueblo de Chancay, por que así lo estipula la Ley General del Patrimonio Cultural de la Nación y porque es el legado histórico que el pueblo de Chancay se lo ganó.

Me gustaría que la Marina de Guerra en lugar de buscar el “facilismo” en solicitar prestado objetos para su Museo Naval realice un proyecto para rescatar y sacar a flote La Covadonga, por que a estas alturas con la tecnología que existe pienso que es posible. Estoy totalmente convencido que si la Covadonga estuviera hundido en mares chilenos ya estuviera reflotada y funcionaria como un museo de sitio.

También me gustaría saber con exactitud cuántos objetos recuperados de la Covadonga en el mar de Chancay se exhiben en el Museo Naval y si algún día éstos regresaran a Chancay.

La actual gestión municipal que lidera el abogado Juan Alberto Álvarez Andrade gastó más de 70 millones de soles sin visión, por que el heroico distrito de Chancay es una ciudad insegura y aun no cuenta con un Museo Arqueológico, Museo Histórico, Mercado de Abastos, Court Deportivo, Casa de la Juventud, Casa de la Cultura, Pozas de Oxidación y tantas necesidades vitales que no se han solucionado con tanto dinero habido.

Espero que el pueblo de Chancay reaccione y no se deje quitar lo que le pertenece, ni hoy ni en adelante y que las autoridades lean y estudien su propia historia local, para que valoren y amen esta tierra que tanto les ha dado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Miguel -

Antonio deberia preocuparse no solo en honrar el pasado sino tambien honrar sus compromisos actuales.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres