Blogia
HUARAL

¿Hasta cuándo seguiremos contando nuestros muertos?

¿Hasta cuándo seguiremos contando nuestros muertos?

Mapa de la Región Cajamarca

Escribe : Pedro N. Castañeda Pardo.

 Muchos ciudadanos, con en mi caso, hemos mantenido una prudente calma frente a los problemas que enfrenta el pueblo de Cajamarca. Quizás, esperando que el gobierno resuelva este asunto de manera inteligente, pero ha ocurrido lo contrario. Ha utilizado la violencia militar contra un pueblo indefenso, que lo único que reclama es su derecho a tener en sus afluentes agua pura. Liquido elemento que lo ha encumbrado siempre, como pueblo agricultor y ganadero.

La receta del Ollantismo ahora termina pareciéndose al fujimorismo. ¿Es acaso el Sr. Ollanta, por el cual voté al igual que los cajamarquinos, un fujimorista disfrazado? Quizás Keiko fue más sincera porque no les mintió a los cajamarquinos. De ella se sabía, que de llegar al gobierno apoyaría a los mineros.  Pero Ollanta dijo lo contrario. Él, ahora, está poniendo en riesgo esa pradera que al menor chispazo puede provocar un incendio de pasiones encontradas de un pueblo que por años viene clamando justicia.

Acaso no es verdad, que cuando era candidato, el actual presidente, en sus intervenciones mostradas al país, le preguntaba al pueblo de Cajamarca, si preferían el oro o el agua? Por supuesto que el pueblo de Cajamarca, al cual muchos desde la capital se refieren con desdén, retumbaba las plazas pidiendo agua. “Antes que el oro, el agua” decían. Entonces no es un tema que ha surgido ahora, sino que viene desde hace muchos años. Pero, el Sr. Ollanta, en clara alusión a que estaba en contra de la minería y a favor de preservar la naturaleza les pedía que voten por él.  Era el Mesías que todos soñamos.  Ahora se ha olvidado de sus promesas y utiliza la represión para defender, a todas luces, intereses de un grupo de poder. Aquel grupo, al cual él desdeñaba durante toda su campaña. Hoy, su primer Ministro, no habla de los muertos de Cajamarca, sino por el contrario impone el estado de emergencia mutilando los derechos de los cajamarquinos, cuyo único pecado es haber nacido en esa parte de territorio que conforma nuestro país.

El Sr. presidente está quedando en ridículo, cuando un grupo de alcaldes cajamarquinos lo han desmentido públicamente, que ellos vinieron a Lima a realizar gestiones para lograr la ejecución de más obras en sus pueblos, pero no para respaldar el Proyecto Conga, tal como lo diera a conocer la prensa que hoy defiende los desaciertos del actual gobierno. Entonces, esto significa que el Proyecto Conga se está imponiendo desde el ejecutivo, en contra de un pueblo que con arengas, pancartas en manos y aún sacrificando sus propias vidas le han dicho al ejecutivo y a la empresa Yanacocha “Conga no va”.

¿Hasta cuándo seguiremos contando nuestros muertos?. Ayer fueron tres, hoy cinco y mañana, quizás, cuantos serán? ¿Hasta cuándo tendremos que seguirnos matando entre peruanos?

Urge el diálogo en Cajamarca, sin prepotencias ni autoritarismo.

La armonía depende, en gran parte, del ejecutivo. Si se recobra la tranquilidad en esa región, será la calma de los peruanos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

2 comentarios

Pedro N. Castañeda Pardo -

Mi estimado Víctor, es comprensible tu posición democrática. Lo único que he tratado en mi articulo es evitar que sigan ocurriendo más muertes en nuestra patria. Pienso que la vida no es ni izquierda ni de derecha. La vida es vida en su esencia misma. Preservarla es responsabilidad de todos.

Victor Gilmar Vilca Uribe -

Mi estimado Pedro. Es la primera vez que vamos a discrepar, no ideológicamente, sino politicamente con respecto altema del Conga. El tema no empieza defender por defender a algo o alguien, no. Tampoco se me puede acusar de defensor de Ollanta o algo por el estilo, tampoco. El tema empieza por darse cuenta quienes están detrás delas protestas en Cajamarca y que es lo que persiguen estos señores.
Cajamarca, es la bendición de Patria Roja, es el punto de partida de lo que ellos consideran su renacimiento: tienen una causa de aparente justicia como símbolo (Conga)y dos precandidatos presidenciales (Gregorio Santos y Marco Arana) quienes están pensando en las próximas elecciones como aglutinadores de las llamadas fuerza de izquierda.
A ese tipo de gente no les importa la muerte de sus paisanos, por el contrario, LES CONVIENE para hacerse de víctimas. Ellos nunca dicen que desacataron el Estado de Emergencia, ellos dicen que fueron ASESINADOS. Y tu caes en la trampa Pedro: hablas de AGUA PURA. Cuando eso no es cierto. El agua de esas lagunas están contaminadas y no es potable menos pura, está lleno de plomo y su consumo es sinóminmo de muerte. Lo que tu dices es la falsa prédica de los militantes de Patria Roja, es una FALSA PRÉDICA, de estos señores que tienen todo el derecho de hacer política pero no mintiendo al país.
¿Cómo puedes llegar al extremo de calificar mejor a Keiko que a Ollanta?. Acaso no sabes lo que ella representa? El asesinato de TREINTA MIL PERSONAS y el saqueo de cientos de miles de millones de soles al erario nacional? Eso jamás va a tener punto de comparación mi estimado Pedro,
salvo que no tengamos información de ello o la memoria se haya puesto terriblemente frágil.
A Patria Roja no le interesa Conga, a Patria Roja le interesa su resurgimiento como partido político y Conga es un buen pretexto. Toda muerte es lamentable, pero quien desafía la ley sabe a lo que se expone.
Tampoco se puede decir que estamos a favor de los dueños de Yanacocha, ellos por si solos me despiertan rabia, impotencia y dolor, sobre todo cuando repaso lo que nos contaba César Vallejo en su monumental "TUNSGTENO". A ese tipo de minería los odio, si así como lo lees. Y no tengo empacho en decirlo. Se que esa palabra me puede generar malentendidos, pero trato de ser lo mas auténtico posible, los odio. La minería de principios del siglo pasado era inhumana, desgarradora, injusta, saqueadora y prepotente. Por eso se puede explicar un poco la resistencia andina y tradicional a la explotación minera; pero, los tiempos han cambiado, existen leyes nuevas protectoras a los trabajadores mineros, un sistema de seguridad social que no los tenemos tu ni yo, un sistema de jubilación temprana, sueldos que cuadruplican el nuestro Pedro y las condiciones de explotación y proyección a las comunidades que las rodean a pesar de ser buenos pueden ser mejorados aún. Estudiemos bien el caso y seamos pragmáticos, exentos de pasionismos políticos para opinar con mayor claridad pòr una sencilla razón: el periodismo genera corriente de opinión y si hay gente que nos sigue, entonces podríamos estar induciendolos a error de opinión.
No te quiero cansar más Pedrito, y me disculpas si eres de Patria Roja, no lo sé, pero esa forma antigua, vetusta y velada de hacer política ya pasó, demos paso a la razón, la ética, la honestidad y la transparencia como el mejor capital para hacer patria, pero no la roja.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres