Facebook Twitter Google +1     Admin

El rodeo de Huaral

20120503201348-rodeo-de-carac.jpg

Campesinas de Cárac, lucen sus mantas y sombreros enflorados en pleno baile del rodeo.(Foto: P. Castañeda)

Escribe: Pedro N. Castañeda Pardo

Es una fiesta que consiste en juntar, contar, encintar y marcar el ganado. Por lo general esto ocurre en las comunidades campesinas del valle de Huaral. Para esta ocasión, muchos hijos que radican en otros lugares viajan para participar en esta tradicional celebración.

Recuerdo cuando niño, viajé a la comunidad de Viscas, ahí pude conocer la pomposidad con que se celebra el rodeo, al igual que en mi tierra, Pirca. Hoy que conozco los pueblos de la provincia de Huaral, puedo dar fe, que en diferentes fechas y en cada una de las comunidades se celebra el rodeo con similares características.

La alegría con que se celebra la fiesta del ganado viene desde épocas pre incas, desde cuando se rendía el culto al ganado, por supuesto, entonces era a las llamas y alpacas. Fueron los españoles quienes trajeron el ganado vacuno y desde entonces se le rinde culto con igual devoción.

 A veces, no logro entender la alegría que le ponen los campesinos a esta celebración. Es una fiesta extraordinaria, indescriptible e inigualable.

En cada pueblo de este valle, se le rinde tributo al ganado, pues gracias a sus bondades hoy existen prósperos empresarios y exitosos profesionales en cada una de estas comunidades andinas.

Ya casi no se escucha la tinya (pequeño tambor) que, años atrás, solían ser tocadas en estas ocasiones para alegrar la fiesta, por el contrario se ha intensificado las bandas de músicos que le dan vida al rodeo.

¡Qué música!  Solamente al escucharlas apaciguan los sentimientos que fluyen por nuestras venas de hombres andinos. Lo andino es nuestro, es peruano, por eso en la provincia de Huaral celebramos el rodeo. Esta es la fiesta del ganado y de la hermandad entre los comuneros. Porque en tal ocasión se realiza la contabilidad del ganado y al final de la jornada se sabe cuántos existen encada pueblo y por el cual se efectúa un pago simbólico como compensación por el uso de los pastos comunales.

El sentimiento que tenemos al ganado está en cada uno de los que provenimos de este valle, por eso, modestia parte, en el libro “Cuentos de un Caminante”, de mi autoría, le dedico un cuento al ganado que está representado bajo el título, “El Barroso”, que simboliza el ganado vacuno de este majestuoso valle de Huaral y seguramente al torito que todos hemos tenido o soñado tener.

Los hombres pasaremos, pero quedará escrito lo que tenemos en este valle que todavía falta mucho por conocer. Desde hace un buen tiempo trato de hacer escuchar mi voz. En Huaral, primero debemos bailar un rodeo antes que una danza foránea. Porque el rodeo se baila tomado de la mano como verdaderos hermanos que provenimos de una sola sangre, de una sola cultura, porque el rodeo es parte de nuestra identidad provincial.

Con arpa, violín, tinya, banda de músicos, cantemos y bailemos un rodeo como símbolo de identidad de la provincia de Huaral. No pido más.

Comentarios » Ir a formulario

gravatar.comAutor: Elena Ríos

Felicitarlo porque siempre está preocupado por la identidad de Huaral.Profesor disculpe, tengo interés en adquirir su libro. Le dejo mi correo si no es mucha molestia. Gracias

Fecha: 04/05/2012 17:37.


Añadir un comentario



No será mostrado.